TRALLA 101/BULTACO BRINCO

Tan solo una diferencia: 56 años de separación.

Hoy estamos aquí para contarte una historia acerca de los orígenes, de tradición y de constancia.

La historia del reencuentro de dos motos 56 años después, unidas por el mismo espíritu.

Estamos hablando de la Bultaco Tralla 101, primer modelo que vio la luz en el año 59, y de Bultaco Brinco, primer modelo de la nueva época 2015.

Ambos proyectos se llevaron a cabo bajo el paradigma que caracteriza a la marca: pasión, innovación y competición.

Corría el año 59 y Bultaco se lanzó al mercado con su primogénita, la Tralla 101. Éxito rotundo. Una moto que marcaba el camino, una moto a seguir. En la calle, en competición…en todos los aspectos.

Y llegamos a 2014. Vuelta inesperada de Bultaco, una de las mayores sorpresas del año. Pero no era la única. Alguna tenía que ser la primera y esa fue Bultaco Brinco.

Y ha llegado rompiendo todos los esquemas, como era de esperar. Un concepto totalmente nuevo que está revolucionando los principios establecidos del motociclismo, hecha para disfrutar tanto en ciudad como en el campo, para sacarle el máximo rendimiento tanto en modo eléctrico como en la experiencia del pedaleo físico.

Convertirse en el primogénito siempre tiene sus dificultades: todos los focos apuntan hacia ti, el éxito de la marca depende de en qué medida triunfes. Ya sabes, eres el primero, no hay nada tras de ti y eres el elegido para marcar el camino; no todos pueden cargar con esa presión.

Ese reto lo superamos con creces en el año 59 con la Tralla 101 y estamos convencidos de que volveremos a repetir el hito con la Bultaco Brinco.

Con razón la primogénita se ganó el título en los medios de “la moto de la doble vida”: dócil y cómoda para circular, pero al mismo tiempo, rápida y segura en el deporte.

Bultaco Brinco comparte ese espíritu y pretende ir más allá. Orígenes, espíritu y competición: separados por 56 años y unidos por dos primogénitas.




COMENTARIOS


Deja un comentario