HISTORIA DE BULTACO

- ¡Coj****, qué blanco que es un papel cuando no hay nada! *

Por suerte, nosotros ya tenemos detrás cientos de hojas escritas por el gran Don Paco, por los ingenieros y diseñadores que trabajaron con él, por los pilotos que nos hicieron conocidos en el mundo entero, y por todos y cada uno de los bultaquistas que de una forma u otra han compartido con nosotros esta forma de vida que es Bultaco.

Por eso, en esta nueva etapa no queremos dejar de lado nuestra gran historia, y siendo conscientes del peso de nuestra marca, queremos rendir homenaje a la rica tradición del dedo rampante.

Para ello, iniciamos esta serie de “Historia de Bultaco” en la que durante los próximos meses hablaremos del gran Don Paco y los primeros años de la empresa, las fábricas, los modelos míticos, los éxitos de nuestros pilotos y todas las anécdotas acumuladas a lo largo de varias décadas. ¡Hoy estamos aquí gracias a ellos!

Una historia de pasión, de innovación y de competición. Una historia que nos hace grandes y a la vez nos impone una gran responsabilidad. Te vamos a contar cómo se fue llenando aquel papel en blanco, y lo vamos a hacer porque estamos muy orgullosos de lo que somos.

¿Nos acompañas? 

* Esta frase de Don Paco Bultó corresponde al año 1958, cuando al poco de fundar Bultaco trabajaba con sus ingenieros en el primer modelo de la marca, partiendo de cero.




COMENTARIOS


Deja un comentario