EXPEDICIÓN MOTO ACONCAGUA: BULTACO LLEGÓ DONDE NUNCA NADIE HABÍA LLEGADO

En un punto cercano a la cima del Aconcagua (Argentina) una moto pilotada por un joven de 21 años, Josep Maria Lladó, se detiene en la zona conocida como La Canaleta, antesala de la cumbre de la montaña (6.960 m.). El frio, la nieve, el viento y una superficie sobre la cual la moto no tiene agarre se suman a la fatiga ya presente en los expedicionarios.

Josep María se baja de la moto. Pasarán 12 días antes de que las condiciones climáticas le permitan volver a recuperarla, con apenas unos centímetros del manillar sobresaliendo en la nieve.

Es el 14 de enero de 1977. Además de Lladó, están Santi Godó, Jose Bou, Juan Comellas y Jaime Llansana. Los 5 son miembros del Moto Club Igualada,  y la moto, una Bultaco Sherpa T350, acaba de batir el récord de altitud alcanzado sobre dos ruedas.

Ya habíamos demostrado antes que nos van los grandes retos llevando nuestras motos al Himalaya y al Kilimanjaro, y en esta ocasión uno de nuestros modelos más míticos alcanzó un lugar que nadie había podido alcanzar en una moto. Al igual que en la actualidad, sacamos el máximo de cada momento y apostamos por las experiencias irrepetibles, la épica y el recuerdo imborrable.

Porque ese es nuestro espíritu. En 1977 y en 2016, en el Aconcagua, el Kilimanjaro o el Himalaya… ¡Todo reto es posible! Es por lo que luchamos sin descanso, porque descansar… es empezar a morir.

Hoy rendimos homenaje a estos cinco valientes y sus Sherpa, que con su esfuerzo y superación nos enseñan, 39 años después, el camino a seguir.

Bultaco es pasión, y la pasión no conoce límites… ¡Gas a tope por ellos!




COMENTARIOS


Deja un comentario