HISTORIA DE BULTACO: EL ORIGEN DE LA LEYENDA

A veces las pequeñas decisiones dan lugar a grandes historias. Historias de pasión, de innovación y de competición. ¿Quieres saber cómo empieza la nuestra?

Fiel a su espíritu luchador, a principios de 1958 Don Paco Bultó abandonó Montesa, empresa que había cofundado unos años antes, debido a la decisión de ésta de disolver el departamento de carreras. Tiempo después, animado por buena parte de su antiguo equipo, se embarcó en un apasionante proyecto. Su idea: fundar una nueva fábrica de motos basadas en la competición, en el deporte de la motocicleta. ¡Un reto a la altura del personaje!

Cuenta la leyenda que fue John Grace, piloto y accionista de la sociedad, quien sugirió la denominación de nuestras motos, pero lo cierto es que Don Paco ya había acuñado el término “Bultaco” a principios de los 50, como acrónimo de su nombre. Procedía de la combinación de su primer apellido (Bultó) y su nombre (Paco). ¡Innovando desde el principio!

Pese a que los inicios no fueron sencillos, nada doblegaba la determinación de Don Paco. Tras comenzar a trabajar en su propia masía, adquirió la fábrica de Mas Casellas, próxima a Barcelona, donde verían la luz los primeros prototipos de la marca: la Tralla 101, la Mercurio, la Sherpa o la mítica Metralla. Pero de estas ya hablaremos…

Poco podría imaginar Don Paco que aquella Compañía Española de Motores Sociedad Anónima (CEMOTO) alumbrada el 17 de mayo de 1958, día de su cumpleaños, sería el germen de lo que casi 60 años después se ha transformado en algo mucho más grande, una filosofía, una pasión. En resumen, una forma de entender la vida.

A finales de los 50 España fue testigo del nacimiento de una leyenda. Nuestras motos pronto serían una referencia en el mercado y un símbolo de distinción para sus propietarios. Bultaco estaba sobre el asfalto, y daría mucho que hablar.

Continuará…




COMENTARIOS


3 Respuestas a “HISTORIA DE BULTACO: EL ORIGEN DE LA LEYENDA”

  1. Miguel dice:

    La conocía, a finales de los años 70 mi padre tenía una tienda de motos en Huelva, vendíamos alrededor de 200 bultacos al mes.
    Yo tenía entonces uns Sherpa 75 y una Frontera 125, también probe la Alpina, la Matador y la Strike, ah y me subí muchas veces en la Metralla.
    También en el equipo de la tienda ví en acción la Pursang.
    Fue una pena el cierre de esta empresa.
    Me alegra ver que ahora vuelve con cosas increíbles.
    Buena suerte.

  2. Paco Martínez Asensio dice:

    En los textos que he leído en la web hay un homenaje excelente a las figuras de las diferentes leyendas: Torras, Pomeroy, Lampkin, Nieto y Tormo. Hay alguien reseñable que no está y que recoge mejor que nadie el espíritu y el ADN de Bultaco y es Ginger Molloy. Repasad los resultados de los mundiales de velocidad de los 60 en 125, 250,350 y 500 y mirad los resultados que lograba y contra quienes competía y el tipo y configuración de motores de las diferentes motos. Y aquellos sí que eran leyendas. También echo de menos los triunfos en las 24 horas de Montjuic, aunque sean más locales.

Deja un comentario