Ángel Nieto, la leyenda eterna

Madrid, principios de los años 60. En el Retiro se está celebrando una carrera del Campeonato de España de Motos, en la época de, entre otros, el gran Ramón Torras.

Don Paco Bultó se había desplazado a la capital para seguir las evoluciones de sus máquinas, cuando de repente se le acerca un chavalín de apenas 13 años y le dice que quiere trabajar para con él en la fábrica de Barcelona. Don Paco le sonríe y le pide que le envíe una carta…

Unos meses después, el chavalín se presenta en la fábrica y le vuelve a pedir trabajo a Don Paco, que, está vez sí, se da cuenta que el chico tiene algo especial. Fue el inicio de la relación de la leyenda con Bultaco, una relación que después nos daría grandes alegrías.

Ese chavalín no era otro que Ángel Nieto, a la postre 12+1 veces campeón del mundo de motociclismo.

El gran Ángel, cuya filosofía de vida era “No se es el mejor cuando se es campeón del mundo, sino cuando se lucha por una cosa en la que se cree”, tuvo una relación muy especial con Bultaco. Intensa, y con vaivenes, pues tal era el carácter del campeón, pero muy especial.

Gracias a él y a su TSS Bultaco tocó el cielo con los Campeonatos de España de Motociclismo de 50 c.c (1976) y 125 c.c en (1976, 1977), y los Campeonatos del Mundo de 50 c.c de 1976 y 1977.

Único e irrepetible, Ángel también se animó con la Brinco en los últimos tiempos, con la que se le podía ver por el paddock de MotoGp.

Un carácter arrollador, una energía desbordante y una pasión por las motos que solo los verdaderos amantes del mundo de las dos ruedas pueden entender.

Este es nuestro humilde y particular homenaje al gran campeón que nos dejó hace poco, una leyenda que ya forma parte del firmamento.

Grande, eterna e inolvidable.

¡Gracias Ángel!




COMENTARIOS


Deja un comentario